...saludables

Consejos de Buena Nutrición

Por: Sylvia A. Agostini
editorial@placerespr.com
 

El nutricionista es un profesional de la salud que forma parte del equipo interdisciplinario que labora para satisfacer nuestras necesidades y orientarnos al respecto. Y es que, para estar bien de salud, tenemos que cumplir con unas necesidades químicas y alimentarias.

Frutas, vegetales, proteínas y carbohidratos deben consumirse a diario en determinada proporción. CCO Creative Commons.

Este especialista posee un bachillerato en ciencia, especializado en nutrición y dietética que es respaldado con una licencia que obtiene luego de un año de internado y una reválida.

El nutricionista revalida y se renueva cada tres años, a través de cursos y talleres de educación continua. En Puerto Rico, se hace el internado en tres lugares en los que el aspirante adquiere experiencia al rotar por distintos departamentos relacionados con el área de esta especialidad. Son estos, el Centro Medico, el Hospital de Veteranos y el Departamento de Salud. De esa manera, la persona en cuestión, determina mejor el área de especialidad en la que desea y puede laborar con más satisfacción.

Sin duda, el aumento de las enfermedades crónicas, como la diabetes, conjuntamente con la prevalencia de personas con obesidad, tanto en la población infantil como en la adulta, además de las enfermedades degenerativas, promueven la demanda de estos servicios profesionales.

Nutrición MiPlatoGREEN-483w

La dinámica y la investigación actual han permitido el desarrollo de nuevos estándares alimentarios. Los conceptos “de las pirámides alimentarias” son cosa del pasado. El enfoque de hoy y las determinaciones al respecto, se hacen a través del método “My Plate” o “Mi plato”, que provee nuevas propuestas para una sana nutrición y una buena alimentación.

Esta nueva visión nos lleva a contemplar cinco grupos básicos que debemos considerar en nuestra dieta diaria:

  1. Más vegetales
  2. Frutas
  3. Productos de granos integrales
  4. Productos lácteos bajos en grasas
  5. Carnes magras

A tales efectos, debes preparar un plato en cuya mitad prevalezca una proporción mayor de vegetales y frutas y otra proporción balanceada de granos y carnes. Los cambios alimentarios han traído otras preferencias, como el uso de la leche de almendras, entre otros, la inclusión de 2 o 3 meriendas entre comidas y la recomendación de consumir pequeñas porciones de alimentos de acuerdo con lo señalado.

El dietista es un educador y un orientador que puede contribuir y ayudarte a tomar decisiones correctas respecto a tu alimentación. Su trabajo integral conlleva, entre otras cosas, una evaluación, un plan escrito, recomendaciones y alternativas personalizadas o colectivas. Además, este profesional te acompaña a lo largo del viaje dietético, te ofrece seguimiento, atención, apoyo y guía (“coaching”), hasta que se completen las metas pautadas.

La evaluación inicial irá variando a medida que se vayan cumpliendo los objetivos y en la medida en que se adelanta el proceso del plan sugerido.

“No es solo una cuestión de bajar de peso”… hay que reeducarse para adquirir nuevos patrones y desarrollar el paladar, dándonos la oportunidad de redescubrirnos y orientarnos a tono con un plan que redunde en buena salud y calidad de vida.

Con esa intención y en términos generales, se aconseja que debemos reducir o limitar el uso de:

  • Sal (sodio)
  • Azúcar
  • Carbohidratos
  • Calorías
  • Ingesta de carnes rojas

Otras recomendaciones generales para una buena nutrición sugieren:

  • Aprender a leer la etiqueta que acompaña a cada producto, para hacer selecciones más adecuadas.
  • Descubrir cuáles son los vegetales y frutas de temporada, prefiriendo los productos naturales,
  • Preparar nuevas alternativas para la confección de ensaladas y recetas sencillas ricas en vitaminas, minerales y los nutrientes que tu cuerpo necesita.
  • Consumir productos de mar por lo menos dos veces en semana
  • Planificar y preparar meriendas saludables en las que puedas incluir frutos secos como almendras y nueces y porciones de frutas naturales.
  • Añadir productos integrales a tu dieta, comer más avena, pan y arroz integral.
  • Utilizar leche descremada o reducida en grasa.
  • Beber más agua y menos bebidas carbonatadas
  • Mantenerte activo, evitando la vida sedentaria y haciendo un plan de ejercicios a tono con tu edad y condición.

Tu familia se beneficiará con tu elección y tu ejemplo. Combina sabores y planifica el plato de comida diaria con las alternativas más saludables.


Comments are closed.

Back to Top ↑