...saludables

Cuidado del Recien Nacido

Por: Sylvia A. Agostini
editorial@placerespr.com
 

El embarazo y el nacimiento de un bebé son motivo de alegría y ansiedad. La maternidad es un proceso natural e inolvidable, que supone un compromiso total, en lo afectivo y moral. Hay que educarse durante el embarazo para estar algo preparados para la atención del bebe.

mama y bebe

La mamá es la figura de mayor reconocimiento para el bebé. Suministrada.

El nacimiento da paso a una fase de descubrimiento, reconocimiento y aceptación, en la que intervienen específicamente bebé, mamá y papá; pero es la madre quien mantiene el cuidado directo de su criatura y alterna y comparte responsabilidades con el padre de su criatura.

Se presume que los padres han anticipado que su bebé necesita un espacio único dentro del hogar, habilitado para satisfacer sus necesidades inmediatas. Sin importar el tamaño, lo esencial es que sea un lugar limpio, organizado, tranquilo y seguro. Preferiblemente, que esté cerca de la habitación de sus padres. Lo ideal sería que fuera un espacio “de ensueño”.

A partir de su llegada al mundo, el recien nacido reclamará la atención del adulto cada vez que necesite satisfacer sus necesidades y, como aún no ha aprendido a hablar, se expresará mediante gemidos, “jeremiqueos” y llanto. Al principio, será el bebé quien establezca las pautas, cuando tenga hambre, sueño, frío o calor, necesite un cambio de pañal o tenga los cólicos que se presentan tan pronto ingiere su alimento.

Durante sus primeras semanas de vida reclamará su alimentación constante y por lo general, luego de expulsar los gases, descansará de inmediato. La leche materna es la más recomendada y suele ser el alimento perfecto y principal del bebé por tiempo determinado. Por otro lado, la madre debe cuidar su propia alimentación y orientarse al respecto, para mantenerse en forma y poder atender adecuadamente a su niño(a).

Se sugiere a la pareja, llegar a unos acuerdos para colaborar entre sí y hacer un patrón de vida estable y de paz en el hogar. Lo deseable es que sea el padre quien regule las visitas de familiares y amigos. Tanto la madre como el niño necesitan tiempo y espacio para descansar y acoplarse entre sí.  Los primeros tres meses del bebé conforman un periodo “de contemplación y acción amorosa” en el que los padres se relacionarán y descubrirán sobre la marcha los métodos y acciones a seguir en el cuidado del bebé.

bebe pies

Según pasan los días el bebé comienza a mover y estirar mejor su cuerpo. Suministrada.

Durante este periodo de tiempo, el recien nacido no puede ver claramente lo que tiene a su alrededor. Con el pasar del tiempo y mientras desarrolla y enfoca su mirada, apreciará sombras en movimiento y solo alcanzará a identificar a sus allegados por el olor y por la voz.  En los primeros tres meses el recién nacido visitara con frecuencia al pediatra, posiblemente el que lo acompañó luego de su nacimiento. Este revisará el desarrollo del bebé y le hará recomendaciones y aclarará dudas. Con toda probabilidad le advertirá que un llanto incesante luego de cubiertas todas las necesidades del bebé y fiebre son indicativos de que debe llamarle y/o visitar la sala de emergencia de un hospital. El bebé iniciará su programa de vacunación por indicación de su médico.

Los padres no deben exponer a su bebé a cambios abruptos de temperatura ni al bullicio. Deben evitar ponerlo en contacto con personas enfermas y lugares de contagio. Asimismo, deberán observar los cambios súbitos en el físico y conducta del infante.

En el segundo mes se podrán apreciar los primeros movimientos del bebé pues comenzará a mover brazos y piernas y, a medida que lo vaya logrando, parecerá pedalear en el vacío y estirará su pequeño cuerpo. Asimismo, seguirá progresando sosteniéndose sobre su propio vientre y tratará de hacer movimientos hacia los lados hasta sorprendernos al voltearse completamente y sin ayuda. Nunca subestime a su bebé, ni lo deje solo en medio de una cama.

Ya avanzado el segundo mes, habrá adquirido algo de conciencia sobre su espacio inmediato y habrá logrado elevar y estirar lentamente el cuello hasta sostener su cabeza con alguna firmeza.

mama y bebe habla

Háblele con ternura, llámele por su nombre, cántele canciones de cuna. Suministrada.

Háblele siempre con ternura, suavidad y en forma clara. Cántele canciones de cuna, enséñele, poco a poco, el significado del sí y del no. Llámelo por su nombre, juegue con él sin olvidar su fragilidad. Sepa, además, que cuando su niño descubra que puede manipularlo con su llanto, comenzará a tener sus primeras pataletas y lo hará para llamar su atención. Evite cargarlo todo el tiempo y comience a llenar su pequeño espacio con juguetes y artefactos, no muchos, ahora que al final de su tercer mes puede verlos más claro.

El primer trimestre de vida de una criatura requiere brindarle mucha atención y cuidados. No existe un manual y cada niño es diferente, pero a través de la lectura y con la ayuda de un buen médico, se facilitan los momentos agradables. Vale la pena el esfuerzo, porque no hay nada más tierno en la vida que la mirada y la sonrisa de un bebé.


Comments are closed.

Back to Top ↑