...saludables

Hablar de Sexo a Tus Hijos

Por: Sylvia A. Agostini
editorial@placerespr.com
 

Cuándo y bajo qué circunstancias debes hablar de sexo a tus hijos es una inquietud que toma relevancia tan pronto comienzas a reconocer lo expuestos que están a este tema por parte de otras fuentes, no necesariamente las mejores. Por lo anterior, nos dimos a la tarea de investigar sobre ello y poder facilitarte la información correcta.

russian-mother and daughter1848957_1280

Las madres suelen ser las más indicadas para hablarle del tema a sus hijas. Suministrada.

Según la Academia Americana de Pediatría (APP) lo recomendable es comenzar a hablar de sexo a los niños a partir de que reconozcan la existencia de sus genitales, algo que puede ocurrir entre los 2-3 años.  A partir de ese reconocimiento tenemos que asegurarnos de enseñarle el nombre correcto y la función (a esta etapa) de estas partes de su cuerpo y la importancia de su privacidad al respecto.

Cuando los niños alcanzan la edad de 4 y 5 años pueden tener más curiosidad y notar diferencias entre los niños y las niñas, así como entre ellos y los adultos.  En ese momento lo correcto, según la APP es contestarles:

  • Que su interés en los órganos genitales es saludable y natural.
  • Que desnudarse o practicar juegos sexuales en público no es correcto.
  • Que nadie más, ni siquiera amigos cercanos o parientes pueden tocar las “partes privadas”. La excepción son los doctores y enfermeras durante las examinaciones, y los padres cuando intentan determinar el origen de alguna molestia en la zona genital, algo que usualmente no deben hacer solos.

El proceso normal de crecimiento  en un niño(a) lo llevará a preguntarte, entre los 5 y 7 años, sobre el origen de los bebés, sobre cómo llegan y cómo salen los bebés de tu barriga y hasta sobre las sensaciones particulares que sienten en su cuerpo.  Ante estas preguntas, debes ser creativo y dar respuestas que sean de índole natural, sin entrar en demasiados detalles, pero satisfaciendo su curiosidad de forma sana.  Cualquier información que el niño(a) no comprenda puede ser mal interpretada y marcarlo por siempre.  Posterior a estas edades, las preguntas se tornan más complicadas porque ya van a comenzar a experimentar cambios en su cuerpo y a interactuar con otros niños que pueden tener, o más malicia, o desinformación, al respecto de este tema.  Entonces es más importante que nunca asegurarte de que la información correcta les llegue para lo cual debes estar atenta(o) y mantener abierto el puente de comunicación con tu hijo(a).

Padre e hijo adolescente

Un padre bien preparado puede ser el indicado para orientar a su hijo sobre la sexualidad. Suministrada.

Ahora bien, el gran reto llega cuando nuestros menores se convierten en pre-adolescentes, entre los 10 y los 13 años, pues llegada esta etapa deben tener dominio del tema que nos ocupa.  La sabia naturaleza envía señales a través de cambios físicos acelerados que denotan el desarrollo sexual que va ocurriendo en ellos.  Tanto en niñas como en varones, comienza a notarse crecimiento de vello en áreas particulares.  Otra señal peculiar, son las distracciones y la llamada “pavera” que surgen porque su desarrollo sexual está consumiendo gran parte de sus vitaminas y minerales, y de ahí los pequeños trastornos.  Además, las hormonas se alteran y comienza a notarse un gran interés y curiosidad sexual.  Por ello, desde el momento en que surge la primera pregunta sobre sus cambios físicos y alguna curiosidad sexual, es el momento propicio para dar respuestas definitivas, pero sensibles.

El ritmo de vida y los cambios sobre la temprana actividad sexual en nuestros hijos, nos llevan a considerar como una responsabilidad innegable, educarlos. El escenario ideal, sería que el padre hable con sus hijos varones y la madre con las niñas.  Sin embargo, conscientes de que cada vez son más las familias cuya responsabilidad recae sobre una sola persona, corresponde que ésta se eduque para hacerlo adecuadamente.

Como en todo lo que involucra  la relación con nuestros hijos, es importante les enseñes a confiar en ti y a que te presente sus naturales inquietudes.  Debes prever cuáles serán las respuestas más racionales y comprensibles a las preguntas que te formularán, porque ellos esperan respuestas inteligentes.  Sin importar a qué edad comience su relación con el sexo opuesto, esta comenzará con una cogida de mano, y un beso fugaz, pero muy pronto querrán saber en qué consiste el sexo seguro y será necesario hablarles con la verdad y educarlos para que sepan cómo actuar responsablemente.  En este caso, tus contestaciones tienen que incluir el tema de protección y responsabilidad al respecto.

No podemos olvidar que aquello que nos provoca y causa placer, deseamos repetirlo.  Por eso, nunca es aconsejable estimularlos a que vivan experiencias desde muy temprana edad para evitar esa posible “necesidad”.  Los padres, en común acuerdo deben hacerle frente a esa responsabilidad, no la escuela, porque esta es información que requiere individualidad y confianza.

Recuerda que los temas prohibidos suelen llamar mucho la atención. Por eso,  aprovecha los momentos más oportunos, para iniciar una conversación casual y así auscultar las circunstancias que confrontan tus hijos al respecto.

Fuentes: American Academy of Pediatrics y su publicación “El cuidado de los niños en edad escolar: De 5 a 12 años de edad” (Caring for School-Aged Children: Ages 5-12), HealthyChildren.org.

 


Comments are closed.

Back to Top ↑