...saludables seedlings-18363_640

Terapia y salud con un huerto casero

Por: Myra Sánchez
editorial@placerespr.com
 
 

Cada día toma más auge la modalidad de crear un huerto casero donde cultivar tus propios frutos de modo que puedas consumirlos frescos y sin contaminantes. Se trata de adaptar en tu hogar el mismo concepto de ‘farm to table’ que también han acogido nuestros expertos en gastronomía.

huerto 1

Huerto casero: Pimiento. Foto: placerespr.com

Lo anterior no solamente es una opción saludable desde la perspectiva alimenticia, sino que representa una gran terapia para las personas a quienes les absorbe el terrible ‘estrés’, al punto, que está siendo recomendado por los psicólogos para estos fines. De hecho, en algunos lugares del mundo existen grandes huertos que emplean personas con necesidad de este tipo de terapia psicológica.

En cualquier caso, crear tu huerto casero es una excelente opción que te va a permitir ver todos los procesos por los que pasa la vida de una planta, desde que es una semilla, hasta que nos brinda sus frutos. Lo anterior, lo convierte en un excelente proyecto familiar en hogares donde haya niños, que además podrán involucrarse en la construcción de los espacios de germinación, ayudar con su mantenimiento, trasplantar y consumir la cosecha final. Si te interesa trabajar tu propio huerto, te adelantamos que vas a tener que ver unos cuantos videos en los canales que los ofrecen para que conozcas la variedad de alternativas. Sin embargo, a continuación te ofrecemos una lista de lo que debe ser el orden correcto que facilita un proyecto exitoso:

  1. huerto 3

    Huerto casero: Ají Picante. Foto: placerespr.com

    Escoge sembrar alimentos que te gusten y que sean buenos para cosechar en nuestro clima como: ají, recao, tomate, cilantrillo, pimiento, calabaza, ñame y berenjena. Puedes comprar semillas en variedad de lugares como supermercados y centros agrícolas o utilizar semillas de frutos que hayas consumido.

  2. Tu primer proyecto puedes trabajarlo en cajas de madera que construyas tú mismo o en envases plásticos. Debes ponerlas en un lugar donde les de sol, pero protegidos de pájaros y roedores.
  3. Prepara el espacio asignado con buena tierra y abono.
  4. Siembra un puñado de semillas pues así germinan plantas fuertes tan pronto como en un promedio de dos semanas.
  5. Luego de que germinen, puedes pasarlas a un espacio más grande o al lugar asignado en tu patio, donde el terreno deberá estar húmedo y abonado.
  6. Las plantas requieren atención diaria, roseándoles agua en las primeras o las últimas horas del día y manteniendo la tierra libre de yerba mala. Importante que en tu revisión constante te asegures de que las plantas no hayan sido atacadas por plagas, algo que debes solucionar mediante remedios orgánicos.

Te sugerimos que comiences poco a poco. Asegúrate de escoger alimentos de procesos sencillos para que el entusiasmo no te convierta en esclavo. Nuevamente te sugerimos que revises cuantos videos puedas de los que existen para estos fines.

¡Nada resulta más agradable al cocinar que incluir alimentos que tú mismo has cosechado! Mejor aún, estarás haciendo algo bueno para tu salud, tanto desde la perspectiva física como mental.

¡Vamos todos a sembrar y a cosechar!


Comments are closed.

Back to Top ↑